Suelo radiante, un sistema limpio y de bajo consumo.
Acaba con las humedades en la vivienda, evita enfermedades y favorece el ahorro energético.

La correcta elección de un sistema de calefacción es sinónimo de ahorro y eficiencia energética. Para saber cuál es la solución más adecuada a nuestras necesidades, es necesario evaluar los costes y rendimientos del amplio abanico que ofrece el mercado, tanto en sistemas de generación (térmica o eléctrica) como en sistemas de distribución.

En este último caso, una óptima alternativa a los tradicionales radiadores es el suelo radiante.